Tuesday, March 13, 2007

Sorpresas

Me encanta sorprenderme con una canción. Para mi lo mejor es ese momento en el que de repente te das cuenta de que una canción te gusta. Me pasó ayer en el cercanías, llevaba puesto mi i-pod y sonó esto. Me encantó la canción, está tan bien cantada, un equilibrio perfecto entre los dos artistas. El invitado muy en su lugar, contenido pero con mucho sentimiento. Sin quitarle el protagonismo al anfitrión, ese chico tranquilo que no tiene pinta de enfadarse, ni de levantar la voz por nada y que tiene que ser un tio muy majete. Por no hablar de ese guiño final a un autentico clásico de la música en Castellano.

Recuerdo a Quique González de su disco "Salitre 48", me quedé con "La ciudad del Viento". Una canción que redescubrí cuando me hice viejo y me di cuenta de lo que quería decir, ya saben "antes o después de las rosas, ves a través de las cosas". Luego escuché sus singles y bueno, bien... Aluciné con el par de huevos que le echó a "KamiKaces enamorados", pasando de las discográficas y autoeditándose su cd, con cierto éxito de crítica y público. Me sorprendió saber que se recorrió España en su coche, con su teclado y su acústica, él por su cuenta, sin mucho apoyo.... Me entristecí al enterarme de que su aventura sin las discográficas no la pudo continuar, que volvió al redil (imagino que más fuerte) y me alegré mucho al oir su último disco. Es de estos músicos al que respetas y que sigues desde lejos, de los que te alegras de que saque disco aunque no te lo vayas a comprar. Una sorpresa.

2 comments:

bowie said...

hola!

curioso: es una de esas canciones que he escuchado una vez, y otra, y otra, y otra...compulsivamente. es perfecta. y otra cosa: ayer me compré 'La noche americana'.

va el abrazo

Hans said...

Creo, Blueberry, que eres la primera persona (después de mí) que habla favorablemente de Quique González en un blog. Es un tipo grande, un buen cantante, un buen compositor, y tiene un excelente directo, aunque personal mente le prefiero cuando toca 'eléctrico' y algo acelerado (La Ciudad del Viento es un gran ejemplo, sobre todo para mí, que vivo en Zaragotham) que en su versión acústica o al piano...