Sunday, June 07, 2009

Pérez

Conocí a Pérez cuando comencé a trabajar en el negocio familiar. Por aquel entonces él era un empleado del Departamento Contable, al que le tocó guiarme en mis primeros pasos por el mundo laboral. Me sacaba 5 años de experiencia laboral y muchos más en madurez, por lo que no le fue difícil lidiar con aquel chaval que de mala gana tenía que trabajar en la empresa conservera de la familia. Poco a poco me fui familiarizando con la actividad de la empresa y fui desarrollando el gusto por la labor diaria. Fui adquiriendo mayores responsabilidades y fui ascendiendo en la escala jerárquica de la empresa, hasta ocupar el puesto de mi padre, llegué a ser el Presidente.

Pérez como los ciclistas en las etapas de montaña fue a mi rebufo en mi ascenso y gracias al trabajo duro y a la constancia llego a ser el Vicepresidente. Era mi hombre de confianza y mi mano derecha. Yo era la autoridad formal y no formal en la empresa, el que exigía, demandaba y negociaba de manera implacable. Él era el moderado, el conciliador, tenía capacidad para satisfacer a proveedores y a clientes, a empleados y sindicatos...Disfrutaba con su trabajo y era uno de los hombres más leales a la empresa.

No me costó mucho decidirme cuando los Noruegos hicieron la oferta por la empresa. Tras sopesarla y estudiarla con Pérez, nos aseguramos que los empleados mantuvieran sus puestos actuales y las condiciones laborales adquiridas con el tiempo. La cantidad por la que ejercieron la compra superaba ampliamente las expectativas que yo tenía y dado que mis hijos no iban a continuar con el negocio familiar, opté por la venta. Además conseguí que Perez se colocará en un buen puesto en una empresa de un amigo. El día que nos despedimos Pérez me dijo: “Muchas gracias por todo...¿Sabes? Se te va a echar de menos”...Yo para quitarle hierro al asunto le dije que nos seguiríamos viendo y que iba a estar mucho mejor en su nuevo puesto, que no me tendría que aguantar todos los días con mis malas pulgas, ni mis gritos...No pareció muy conforme con mi respuesta...

El tiempo fue pasando y seguí viendo a Pérez. Nuestras mujeres eran muy amigas y poco a poco la relación laboral, dio paso a una relación de amistad sincera. Era habitual que nos viéramos todas las semanas, en Navidad y otras fiestas importantes...Fuimos a las bodas de sus hijos, a los bautizos de sus nietos y formamos parte del circulo habitual de su familia, al igual que ellos de la nuestra.

Pérez ya no se acuerda de nada de esto....Realmente es difícil saber de qué se acuerda...Tiene Alzheimer...Su mujer lo tuvo que ingresar en una residencia, porque le era imposible cuidarlo como él necesitaba. Yo suelo ir a visitarlo todas las semanas un par de horas los martes por la tarde y siempre vuelvo a casa bastante abatido. Mi mujer me regaña, como solo saben regañar las esposas, con ese amor incondicional que da el paso del tiempo. Siempre me dice lo mismo “¿Por qué vas? Siempre vuelves tan triste... Sé que es tu amigo, pero no me gusta verte así”. Me lo dice sin reproche, con dulzura. Y yo contesto lo mismo siempre, “Es para que su mujer al menos tenga un pequeño descanso, que está todo el día a su lado y así puede descansar un ratito”. “Pero tienen hijos, que ya la ayudan”, contesta ella. Y ahí es cuando me quedó sin respuesta y no me queda otra que quedarme mirando al suelo para que ella, no siga con la conversación. En el fondo si que hay una respuesta pero no se la quiero dar, porque es lo que más me duele de todo esto, que ahora soy yo el que le echa de menos a él...

13 comments:

Mr Blueberry said...

Una historia triste...Debe ser la resaca de los domingos lo que me hace escribir estas historias tan melancólicas...Volví de estar perdidillo por ahí, todo bien por aquí. Os iré vistando poco a poco

Abrazotes

PinUp said...

Chico... uno de los hombres más grandes de mi vida lleva casi 10 años sometido al olvido... y sabes? me entristece verle así, pero te aseguro que en algun momento de lucidez agradece tanto amor y cariño que le proporcionamos... (he de decir que tiene pocos, creo que no tiene)
Una historia muy especial... me toca de cerca...

Gracias por visitarme, es un placer tenerte por mi rincón aunque no acabes de compartir el gusto musical... una pregunta... te ha decepcionado que fuera Extremo? O senzillamente te ha sorprendido la forma de relatarlo?

Muaksssssssssssssssssss!!!!
Un enorme abrazo :D

Mr Blueberry said...

Hola Pin up, te aclaro que no es una historia real, fue un relato que se me pasó por la cabeza relacionado con el tema de la amistad y de como evoluciona. Tienes razón en que las muestras de amor y cariño se agradecen siempre, de hecho cuando he vuelto ha releer el final me he dado cuenta de que podía transmitir una idea incorrecta, que no era el objetivo del post, de ahí que haya hecho un ligero cambio.

Me ha gustado la forma de relatar tu post y me ha sorprendido que fuera Extremo, porque no era de los grupos que tenía en mente que pudieran ser...Pero bueno tienen una legión de fans...

Abrazotes y gracias por pasarte por aquí

berrendita said...

Puto Alzheimer, mi querido amigo. Un día te contaré una historia parecida, pero vivida en carne propia. No cabe licencia para la literatura.

Mil besos.

una más... said...

Al leer tu relato me vino a la mente un vídeo que me erizó la piel... no sé si te gustará, pero yo te lo dejo de todas formas.. es jodida esta enfermedad, no se si más para los que la rodean, que al final para el mismo afectado..
http://www.youtube.com/watch?v=6jRDw9u_npg&feature=channel_page
dura apenas 5 minutos..

* con respecto a Antonio Orozco.. a la próxima me esmeraré más jajaj
Besote Mr. blue..

Belén said...

Guapo...

Siempre he pensado que quién mas sufre de estas cosas son los que están a su lado... los que ven el deterioro...

Y a mi me da miedo olvidar, por eso vivo tanto, pero qué miedo me da que un día mi cerebro no sea capaz de...

Tu vendrás a verme, verdad?

Besicos

Thiago said...

Bueno, efectivamente una historia triste pero muy real e impactante. Una bella historia de amistada masculina que se forja con el tiempo, una intimidad entre hombres que es muy dificil de superar.

Hoy hemos coincidido en historias tristes y de desánimo, tan dramáticas y reales como la vida. Ojalá sirvan de ejemplo.

Al principio yo pensaba en ti, y no me encajaba tu deseo de ser rockero ambulante con la de Presidente del consejo de Administracion de una conservera, jajaa.

en fin, cari, me encantan estas historias duras pero reales, contadas sin alalares, pero con el sentimiento a flor de piel.

Somos el resultado de los amigos que hemos hecho. nada maás.


bezos

Miguelo said...

joder q triste. mi abuelo tambien lo tuvo

Sux said...

Esperemos que Pérez tenga el descanso que se merece. La amistad verdadera pasa por muchas fases, a veces tardamos en darnos cuenta... por eso hay que disfrutar siempre de los amigos, para no tener que echarles de menos cuando ya sea demasiado tarde.

¿Rancio? anda ya, no te preocupes yo también me pierdo de vez en cuando y tan feliz, lo único que sí, te perdiste el conci :P.

Un besito

Sureña said...

Es una de las enfermedades que más miedo me da... y fíjate, para el enfermo quizá sea una de las más dulces, pero para los que le quieren...

Es triste, pero es como la vida misma.

Un beso, de bienvenida ;)

Anonymous said...

No es por llevar la contraria, pero no estoy nada de acuerdo con eso de que el alzheimer es una enfermedad "dulce" para el que la sufre.
Esos escasos momentos de lucidez que el paciente tiene, no sólo le valen para agradecerte el cariño, y destilar una ternura infinita, también les valen para darse cuenta de que él, que era un tío de casi dos metros, alto, fuerte, resolutivo, emprendedor... lleva pañal, se mea encima, no sabe comer y ni se acuerda de como se llama la niña de sus ojos...

Mr Blueberry said...

Ya me imagino Berrendita, que pocas licencias permitirá está enfermedad...Abrazotes

Le echo un vistazo a tu video, Una más...Lo de Antonio Orozco no es para tanto, si te gusta a tí, que más te da lo que yo te pueda decir...Abrazotes

No te haré falta Belén, pero si fuera así te pondría a los Zepelin y a los Guns y nos fumaríamos un piti al sol tranquilamente...Pero no te haré falta, ya verás...Aún así queda pendiente que cuando seamos yayos nos fumemos un piti al sol, escuchando un poquito de Rock, ¿OK? Abrazotes

Si Thiago, la verdad es que ambas historias son tristes...Tu historia es bastante inquietante la verdad y bastante bien contada...Abrazotes

Vaya Miguelo, siento que te recordara a alguien tan cercano...Un abrazote

La verdad Sux es que esa era la idea del post, ver como evolucionaba la amistad entre dos personas y las fases por las que pasa...Y si, soy un ranciete, que no se merece un buen concierto hombre...Abrazotes

Si Sureña, da bastante miedo y es bastante triste...Muchas gracias por la bienvenida, un abrazote...

Hola Anonimous, tienes razón en que es una enfermedad muy dura para todos en los momentos de mayor y de menor lucidez. Gracias por pasarte y dejar el comentario.

mon said...

Y a mi por que se me habia escapado este post???? La verdad que hubiera sido mejor, que me has emocionado y dejado con un toque un tanto nostalgico. Profundo grito a la amistad. Que triste es echar de menos, que triste!!! Ayyy, me voy al de hoy, que me esgtoy poniendo tontorron!!!!