Sunday, December 13, 2009

¿Cómo es posible?

María volvía a casa en uno de esos autobuses verdes que unen los centros empresariales del extrarradio con las zonas más céntricas de Madrid. El vaho empañaba los cristales y los rostros familiares, se mezclaban con las caras de cansancio habituales al final de la jornada laboral. Llevaba toda la tarde dándole vueltas a lo mismo, los sentimientos encontrados la asaltaban cuando menos lo esperaba y no paraba de repetirse “¿Cómo es posible? Y más a mi edad. ¡Qué tonta he sido!”.

María trabajaba en una de esas “grandes empresas” que tienen diferentes centros en el extrarradio de Madrid. A medida que sus hijos se iban haciendo mayores el sueldo de mecánico de su marido no daba para todos los gastos y María tuvo que empezar a trabajar. A través de una vecina consiguió un puesto de limpiadora, en una empresa de servicios de limpieza en empresas. El sueldo no era muy alto, pero al menos tributaba en la seguridad social y no tenía que aguantar las chorradas de los dueños de una casa.

Los trajes eran una de las cosas que más le llamaban la atención a María cuando empezó, que elegantes iban todos y todas con sus trajes de chaqueta y sus camisas planchadas, y ella sin embargo con el uniforme de limpiadora... Al principio su uniforme le hacía sentir de menos, pero poco a poco se fue dando cuenta, de que ni todas las camisas estaban tan bien planchadas, ni todos los trajes quedaban tan bien...El traje no es más que un uniforme más con menos suciedad que el de un mecánico o una limpiadora, pero no hace mejor ni peor a nadie. Además como decía su compañera Lourdes cuando tomaban un café “Tanto traje, tanto traje y si no fuera por nosotras, se les comía la mierda a estos por las patas. ¿Has visto cómo han dejado el baño de la quinta planta?, ¡Qué guarros por Dios!,¡Tanto les cuesta apuntar con su cosita dentro del retrete!”.

Como le dijo su jefa al principio, “María tienes que ser invisible para ellos, esta gente está trabajando y tenemos que molestar lo menos posible, pero haciendo bien nuestro trabajo”. Y así había sido su vida durante varios meses, limpiaba baños, mesas, recogía papeleras, cafés fríos, etc...Como un fantasma, prácticamente sin hablar con nadie.

Hasta que un día le sorprendió un “¡Buenas tardes!” inesperado y una sonrisa. Era un chaval nuevo, de unos treinta años, muy tiposo, con ojos enormes y una sonrisa que enseñaba unos dientes perfectos, como los de los modelo de los anuncios de pasta de dientes. Al principio María se sorprendió, no esperaba que el saludo fuera para ella, debió de quedar como una tonta. Pero al día siguiente el chaval le saludó de la misma manera, y al siguiente, y al siguiente...

María se fue fijando en el chico poco a poco, no llevaba alianza cosa que le extrañaba porque era muy guapo y muy majo, siempre tenía muchos papeles encima de la mesa y tomaba bastante café – 3 cafés los días tranquilos y 5 los días en los que tenía más trabajo. El chico solía quedarse hasta tarde a trabajar y cuando no estaba, María procuraba limpiarle lo mejor que podía la mesa y la pantalla del ordenador (por ser él). El día que María se enteró de que el chico se llamaba Alberto, le dio un vuelco al corazón, porque ese era su nombre favorito....

Y así fue pasando el tiempo y aunque a María le pesara, se fue imaginando una vida con el chico, sin su marido ni sus hijos y él profundamente enamorado de ella a pesar de que María fuera más mayor, estuviera casada, tuviera dos hijos y fuera una simple limpiadora... Hubo días en que llegó a odiar a su familia por existir. En ese punto María se decía que no podía ser, que ella tenía su vida y que el chico no se fijaba en ella, simplemente era educado y cordial con una compañera de trabajo. Pero al rato, volvía a pensar en él.

Hasta que un día cuando María se acercaba escuchó una conversación telefónica del chico con una tal Eva, a la que el chico llamaba cariño, mientras quedaban a cenar para celebrar su segundo aniversario. En ese momento María sintió que el estomago se le llenaba de repente y unas irrefrenables ganas de llorar le invadieron. La rabia y el dolor se le cruzaban en la cabeza, pero a pesar de todo pudo saludar el chico y seguir como si nada.

Que tonta había sido, ¿cómo se le había podido ocurrir que el chaval no tuviera novia? Se había enamorado como una quinceañera, ¿cómo era posible? Ella que tenía familia e hijos y así iba de vuelta a casa, dándole vueltas a lo mismo El viaje en autobús había llegado a su fin. María llegó a su casa y mientras freía unos filetes de pollo para le cena escuchó a su hija como le contaba que iban a hacer una excursión a nosedonde. A mitad de conversación sonó el movil de la niña:

- Tía, ¿sabes qué?¿Sabes qué? Miguel me ha escrito un mensaje...Tía que bien...- Oyó que su hija le decía en voz baja a una amiga mientras se iba a su habitación...

María no pudo evitar sentir envidia de su hija y siguió friendo los filetes....

21 comments:

Thiago said...

Dios, cari, tu historia tiene todos los ingredientes para ser un amor desgraciado... diferencia de edad y de clase, ¡lo peor! jaja Esas cosas no pueden salir bien. Realmente, ¿cómo es posible que le pase? jaja Yo le gusto mucho a las limpiadoras siempre, pero cari, yo creo que es más de coña, así en plan platónico, pero enamorarse como una quinceañera...

Aunque no me extraña, yo con 21 a veces ya siento envidia de los de 14 o 15 o incluso de los de 18. Ayer veía a ese jugador del Santander de 18 que es la nueva sensación y ya me siento yo mayo y enamorandome de su ilusion, jajja.

En fin, que cualquier que no esté contento con su propia vida se agarra a un clavo ardiente. Está bien tener ilusiones, aunque sean un poco absurdas, pero luego las caídas son mayores y mas dura... Y la ausencia de tu habitual "banda musical" la hace todavía más dura y dolorosa.

Bezos

Núria said...

Leyendo los primeros párrafos de tu relato me he acordado de un libro que leí este verano y que me gustó muchísimo, se titula "Juntos, nada más" y su autora es Anna Gavalda. Si no lo has leído te lo recomiendo, creo que te puede gustar,
Besos.

jordim said...

el amor es desgraciado de por sí, un trozo de pastel con cianuro en el centro; aunque está muy bueno hasta que llegas ahí..

Reikjavik said...

Nunca me he obsesionado/enamorado así con nadie, pero sí que le ha pasado a otra gente y la verdad es que vaya estrés. Sobre todo cuando te ponen como el malo de la película.

Besos.

Damian said...

una señora enamorandose de un jovne de 30 pues ya sonaba a amor imposible por donde se le mire, pobre mujer se iluciona de nada, solo porq el tio es amable.
jodido q tenga celos de su hija, aunque eso si debe pasar a menudo

Belén said...

Por dios, si es que las rutinas matan el amor ilusionado!

No sé qué es mejor, si vivir de ilusiones o con los pies bien pegados en el suelo...

Besicos

JuanRa said...

Bufff vaya si ha crecido el blog eh?
Le has sacado suquillo al asunto.
Primero: odio la gente que llega a la oficina y no saluda, aunque sea el director general o sea del personal de limpieza.
Segundo: odio a los guarros que van al lavabo y lo dejan perdido. En una oficina todos tenemos como mínimo educación primaria y hemos aprendido a ser civilizados, así que no está de más tener un poquito de cuidado.
Tercero: a veces la vida te apresa y necesitas ese tipo de fantasías para salir de tu rutina, para pensar que hay otra oportunidad.
Y Cuarto: que gran post!!!

una más... said...

Cuando estamos solteros anhelamos ( a veces ) una familia.. y cuando la tenemos precisamos ( a veces? ) de nuevas sensaciones, el ser humano es caprichoso dicen, yo sigo preguntándomelo..
Besazo Mr.Blue, estas historias con final infeliz no molan, demasiado reales.

Lucía Corujo said...

Primero. Eso de no saludar es simplemente de mala educación.

Segundo. Con esta mujer, voy a exceptuar lo que he dicho antes, mejor no saludarla, porque si lo haces, se monta una película tremenda, jejje. Me ha dado miedito, me he imaginado un final en el que espera a que todos menos su amado se vayan a casa, y le parte la fregona en la cabeza. Ay. O peor aún para este pobre hombre, le descoloca los folios...jejejeje.
Besos

Frusly said...

"OpenID jordim said...

el amor es desgraciado de por sí, un trozo de pastel con cianuro en el centro; aunque está muy bueno hasta que llegas ahí..

12:33 AM"

Supongo que ese comentario lo dice todo...

Un saludo.

AdR said...

La mente humana es muy peligrosa, a veces yo también he conseguido vivir en la inopia, como quien dice...

Uno se monta sus peliculitas... y al final mira lo que pasa, lo peor de todo es que ella lleva una vida que no quiere.

Oye, pues tus desvaríos varios están de lujo ¿eh?.

Abrazos, chaval.

Masakoy said...

lo feliz que fue ella con su imaginación. Eso nos e loq uita andie.

Hasta el infinito y más allá

Odiseo de Saturnalia said...

Vaya revuelta, me ha gustado tu hilo... es como la madeja de la vida que se enreda, se anuda, pero que sigue siendo el mismo hilo.

jordicine said...

En el amor y en el odio, dicen, todo es posible. Un abrazo, MR. BLUEBERRY.

jordicine said...

En el amor y en el odio, dicen, todo es posible. Un abrazo, MR. BLUEBERRY.

El músico helado said...

Valla historia, me a encantado, pero en el amor no hay nada imposible.. o si..?

Un besote ;-)

JOAKO said...

¡Muy bueno tío!
Me ha recordado la canción "bailarina" de Victor Manuel, en la que la historia en la misma pero entre un tramoyista y una bailarina.

JOAKO said...

http://www.youtube.com/watch?v=VC3vMs5BAok

Alhy said...

Siempre digo que todo el mundo se droga, aunque utilicen sustancias o mecanismos distintos. Es inevitable no valerse de una puerta o madriguera de conejo. ¿Hay algo mas agotador que soportarse a uno mismo las 24 horas del día?
Algunos fuman, otros beben, otros conducen coches muy rapido, otros comen, otros ven programas de visceras, otros componen o escriben, otros se enamoran...

No puedo evitar preguntarme por la historia detrás de la historias. Me pasa con las pelis, los libros y las canciones. Siempre quiero saber qué las ha inspirado.
En este caso concreto, también tengo curiosity ;)

Kisses marujos ***

P.S. Me ha hecho gracia la palabra "tiposo". ¿Es un madridismo? ;)

Mr Blueberry said...

Alhy, la idea surgió en el curro, me pareció curiosa esa frontera invisible que a veces se establece entre la gente de las empresas...Y bueno, la idealización de las personas es habitual cuando alguien te gusta...Jugar con eso, nada más...

"Tiposo" es algo que dicen las personas mayores cuando alguien llama la atención por su físico, debe ser una forma políticamente correcta de decir "está buen@" jejejejeje...No sé si es un localismo de Madrid...¿No lo dicen por tu tierra?...Habrá que investigarlo

Alhy said...

OK, Mr Blueberry, curiosity satisfecha ;)

Hace tiempo leí que el prejuicio estrella del siglo XXI no iba a ser el racismo, ni el sexismo, ni las diferencias económicas, sociales, religiosas, etc, sino las desigualdades culturales. No se qué opinará de esto, pero yo le veo bastante sentido. ¿Acabaremos discriminando a cualquiera que no tenga al menos un nivel medio de inglés, diga "mis cumpleaños" en lugar de "mi cumpleaños" o no sepa quién ha escrito Rayuela? Espero que norl :S

Aquí “tiposo” no se utiliza. Debe ser un madridismo como “mola mazo” o utilizar cucharas de postre en lugar de cucharas de café. ¡Jajajaja! ;)
Yo tengo la teoría de que cuantas más lenguas convivan en una región, menos palabras autóctonas tienen. Por eso creo que es más fácil que surjan palabros cual champis en los madriles o en Andalucía, por ejemplo, que en Donosti (o Ñoñosti, como lo llaman algunos, muy a mi pesar).

Espero que lo pase bien en Asturias. Yo estoy feliz desde que he “salido del armario”. La reacción ha superado mis expectativas. Llevaba demasiado tiempo con la espinita de “¡mama, quiero ser artista!”. Obviamente, mandar un file con una canción tuya y cantar en directo no es exactamente lo mismo, pero ha sido el primer paso. ¡Ais! Ya estoy pensando que songs regalar en reyes :D

Happy new year!!

:***

P.S. Thanks por la song, no la conocía (se lo sigo desde aqui para no hacer de ocupa en su blog) ;)